viernes, 1 de marzo de 2013

El paro y las familias rotas las causas mas frecuentes de desahucios


 

      Las causas mas frecuentes de los desahucios han ido cambiando a lo largo de estos años de crisis, siendo el paro el unico factor que ha permanecido inamovible a lo largo de todo este periodo, pero el divorcio aparece ultimamente como una de las causas mas frecuentes del desahucio.

      Cuando hace unos años subieron los tipos de interes, especialmente el euribor que afectaba directamente a las cuotas hipotecarias, fue la causa de miles de impagos de hipotecas que acabaron en desahucios al elevarse en muy breve espacio de tiempo los costes de de las mensualidades hipotecarias de quienes ya estaban al limite de sus posibilidades de pago.

  Posteriormente, el euribor se estabilizo primero y luego fue bajando paulatinamente hasta los bajisimos niveles actuales lo que permitio a muchas familias poder asumir los pagos de sus hipotecas.

        Cuando la crisis inmobiliaria se convirtio en una crisis financiera primero y en una recesion generalizada de la economia posteriormente fue el paro la principal causa de los desahucios y sigue siendolo a dia de hoy.

       Hoy en dia podemos hablar de una tercera causa que esta detras de numerosas ejecuciones hipotecarias seguidas del inevitable desahucio, tal como revela un articulo publicado hoy en las noticias de vivienda de inmobiliariabarreras.net se podria afirmar que las familias rotas o los divorcios compiten directamente con el paro como una de las mayores causas que estan detras de los desahucios .

  El articulo se titula EL DIVORCIO COMO CAUSA DE DESAHUCIOS :

     Los que compraron vivienda entre 2005 y 2010 tienen casi imposible poder venderla recuperando lo que han pagado y peor lo tienen si ademas la han financiado en su totalidad y ademas han realizado obras para actualizar el piso o han asumido otros gastos con las hipotecas como amueblar la casa por ejemplo.
En la practica es imposible que puedan vender ya que adeudan al banco una cantidad mayor al valor real del inmueble en el mercado, esto es un problema en si mismo pero hay circunstancias que pueden agravar mas la situacion y acabar en desahucio.
Estos agravantes son en primer lugar el azote el paro pero seguido muy de cerca por el divorcio incluso es frecuente que se den ambas causas simultaneamente.
Los agentes de la propiedad inmobiliaria en tiempos de crisis estamos asumiendo cada vez mas el papel de asesores como lo eramos antes del boom inmobiliario y no meros enseñapisos como lo fuimos durante la epoca del boom inmobiliario.
Nuestro papel como asesores va en muchos casos mucho mas alla del asesoramiento puramente tecnico o economico en el ambito del mercado inmobiliario propio de nuestra profesion, que supone realizar una valoracion correcta del precio de mercado que pueden alcanzar las viviendas en venta o alquiler en un momento puntual, asesorar sobre la conveniencia o no de realizar obras antes de alquilar o vender o informar sobre cuestiones legales para poder realizar las operaciones inmobiliarias por ejemplo en los casos de herencias, fiscalidad, etc.
Ultimamente llegan a nuestras oficinas personas que quieren liberarse de la losa de los bancos y sus hipotecas vendiendo el piso para poder empezar una nueva vida desde cero.
Por desgracia a mi personalmente me estan afectando por pura empatia casos en los que no hay una solucion viable que ofrecer a nuestros desesperados clientes, me refiero a los casos que mencionaba al principio del articulo en los que la deuda hipotecaria es mayor al valor real de la vivienda.
Quizas lo que me ha llamado mas la atencion es que en los primeros años de la crisis inmobiliaria la causa principal de tener la necesidad de vender y la imposibilidad de hacerlo era el paro, sin embargo, y especialmente en este ultimo año me sorprende que el divorcio esta acompañando o sustituyendo al paro como causa ultima de los desahucios.

Casos de desahucios por culpa de los divorcios


Como comentaba antes, los agentes de la propiedad inmobiliaria estamos asumiendo un papel que va mas alla de meros asesores economicos y en algunos casos la desesperacion de algunos de nuestros clientes nos obligan a asumir funciones involuntariamente propias de otras profesiones tales como sacerdotes o psicologos.
Me refiero a que al realizar el estudio de viabilidad para poder vender una vivienda y hacerle ver al cliente la imposibilidad de llevar a cabo la operacion por ser mayor su deuda hipotecaria que el valor de la vivienda algunos clientes sienten la necesidad de contarnos su caso personal y como han llegado a esta situacion limite.
Es cada dia mas frecuente que detras de estas situaciones limite que acaban en desahucio y con los titulares de la vivienda sin casa y con una deuda impagable con el banco este el divorcio.
Ya se ha comentado mucho la existencia de matrimonios o parejas de hecho que siguen conviviendo en la misma casa a pesar separados legalmente o de hecho, es algo habitual la convivencia forzada a causa de las deudas de la vivienda.
Sin ser una situacion comoda ni deseable el sumar fuerzas a la hora de asumir los pagos hipotecarios permiten a estos matrimonios o parejas consevar su vivienda y esperar tiempos mejores, de forma que siguen pagando entre los dos al banco conservando un techo sobre el que cobijarse y sobre todo no arruinan definitivamente sus vidas al ser desahuciados y quedarse sin casa y con una deuda inasumible que en la practica jamas les permitira levantar cabeza en el resto de sus vidas siendo su unica salida resignarse a que le embarguen sus sueldos de forma vitalicia exluyendo el sueldo minimo inembargable.
La situacion es mas grave si cabe cuando la convivencia es imposible por distintas causas tales como una manifiesta imposibilidad de convivencia, los " matrimonios que se llevan mal " . Al menos en este caso puede caber la posibilidad de alquilar la vivienda a un tercero, asumir la diferencia entre la renta de alquiler y la cuota hipotecaria entre los dos ex-miembros de la familia e irse a vivir de alquiler cada uno por su lado o volver a casa de sus padres.
Sin duda, la situacion mas dura y que acaba inevitablemente en desahucio y asuncion de deudas vitalicias impagables es el caso en que el marido o la mujer abandonan la vivienda, bien por que " se han largado con otro/a " o bien por que uno de ellos tiene la posibilidad de ser acogido en el hogar paterno y el otro no.
Evidentemente el miembro de la ex familia que se queda con la vivienda y la hipoteca no puede hacerle frente solo, lo que antes o despues termina en desahucio, y en muchos casos con el que no tiene otros recursos familiares o una nueva relacion sentimental con alguien que disponga de otra vivienda y recursos economicos, en la calle viviendo en la mas absoluta indigencia.