lunes, 15 de julio de 2013

HIG otro fondo Buitre pujara en el Sareb

Los fondos buitre que pujaran en el Sareb o banco malo


                 HIG un fondo de capital riesgo de Estados Unidos se suma a la puja por los activos inmobiliarios de el banco malo contado con el asesoramiento de una desconocida inmobiliaria española Monthisa, Montoro e Hijos S.A .

        Este fondo de Capital Riesgo que se suma a los anteriores, conocidos como fondos buitre tendran muy en cuenta las presiones del FMI al Sareb ya que recientemente el FMI le da un fuerte tiron de orejas a la presidenta del Banco malo, Belen Romana, indicandole que sus previsiones de precios de la vivienda en España estan fuera de la realidad, en palabras del FMI las previsiones del sareb " son demasiado optimistas " .

        Una cosa es pujar y otra comprar los activos inmobiliarios toxicos del fondo malo , quizas por eso no es casual el mensaje del FMI que se suma a otro mensaje anterior de Bruselas en el sentido de que el banco malo tiene que bajar mucho los precios y vender a precio de mercado.

    Las noticias inmobiliarias de inmobiliariabarreras.net anticipaban que el Sareb tendria que bajar mucho mas los precios de sus activos para que los fondos buitres compraran sus inmuebles en un articulo titulado El Sareb bajara mucho mas del 25 % el precio de sus pisos .

       Otra noticia de ultima hora de hoy publicada en El Confidencial titulada HIG se cuela en la puja final por el primer lote de activos del Sareb confirma que los fondos buitres internacionales han fijado sus objetivos en invertir en España, si bien, recuerda tambien este articulo del confidencial las indicaciones del FMI a España en el sentido de que el Sareb " es demasiado optimista " con los precios a los que pretende vender sus inmuebles.

  Reproducimos en su integridad el articulo de El Confidencial que no hace sino confirmar las previsiones de inmobiliariabarreras.net de que El Sareb bajara bastante mas de un 25 % el precio de sus activos toxicos si pretende que la subasta de inmuebles en la que participan varios fondos buitres llegue a buen fin.

   Faltan 48 horas para conocer quién será el primer inversor en hacerse con un lote de activos de la Sareb. Aunque todo apunta a que el ganador de la subasta estará entre los fondos Lone Star, Centerbridge y TPG, algún secundario que había pasado desapercibido puede tener opciones gracias a su componente español. Según fuentes del mercado, el fondo de capital riesgo estadounidense HIG es uno de los inversores que ha llegado hasta la ronda final, proceso para el que ha estado asesorado por una rama de la familia Montoro, propietaria del grupo inmobiliario Monthisa (Montoro e Hijos SA).
La venta del primer gran lote de activos tóxicos a un fondo de inversión internacional será mediante subasta. Hace justo un mes, los interesados en la Operación Bull ,nombre en clave con que se bautizó el proceso, presentaron las ofertas vinculantes para pasar el corte. En el mercado, todo el mundo considera que Lone Star es el principal favorito para imponerse en la puja, sobre todo por su capacidad para presentar el precio más ajustado (al alza), ya que conoce mejor que nadie el perfil de los activos en venta, procedentes de Bankia, pues estudió su compra antes de que fueran traspasados en bloque a la Sareb.
Sin embargo, aspirantes como HIG Realty Partners (el brazo inmobiliario de HIG) han buscado un ángulo local para operar en el mercado español. Por un lado, el fondo estadounidense cuenta con oficina propia en España desde hace un año y medio, al frente de la cual está Jaime Bergel, un financiero con una dilatada experiencia en el mundo de la banca de negocios (Goldman Sachs y Merrill Lynch) y el capital riesgo (Gala Capital). Por otro, para ejecutar su desembarco en el sector inmobiliario, la firma ha contactado con la familia Montoro, especializada en la gestión de activos inmobiliarios a través de su grupo Monthisa.
La experiencia de este discreto apellido en el mundo del ladrillo se remonta tres generaciones atrás. El patriarca de la saga fundó el grupo Monthisa a finales de los 60, aunque sus herederos siguieron caminos separados. Así, mientras Francisco Montoro Muñoz hizo carrera por cuenta propia a través de la inmobiliaria GMP, quien tomó las riendas del negocio original fue Santos Montoro Muñoz. Ahora, 50 años después, la tercera generación del apellido ocupa los puestos de dirección del grupo, siendo GMP y Monthisa grupos totalmente separados e independientes, cada uno dirigido por una rama de la familia.
Y mientras HIG Capital, que cuenta con un nuevo fondo de 825 millones de euros para invertir en Europa, aspira a tener opciones en esta primer subasta de la mano de uno de los Montoro, el mercado aguarda el fallo del jueves, aunque cualquier resultado que no tenga a Lone Star como ganador supondrá una sorpresa. La firma tejana -con sede en Dallas- tiene a sus órdenes a los principales consultores inmobiliarios del mercado -Knight Frank, Aguirre Newman y Jones Lang LaSalle- y es también el inversor que más recursos ha gastado desde hace meses en procesos de auditoría y viabilidad para catalogar la cartera con los activos en liza. 
180.000 activos inmobiliarios
Y mientras llega el fallo, el conjunto de fondos de inversión especializados en la compra de activos tóxicos, tanto los que participan como los que se han quedado fuera, trabajan ya con la expectativa de pujar por las nuevas carteras de inmuebles (Bull 2, Bull 3…) que Sareb está formalizando. Este calendario, sin embargo, está supeditado al ritmo de trabajo que el 'banco malo' necesite para completar la auditoría de los 180.000 activos inmobiliarios, desde suelo a promociones sin concluir, que forman parte de su fondo de armario. Y en teoría, ese mandato debería estar listo para antes de agosto.
Será a partir de esa fecha cuando Sareb dé inicio a la venta ordenada de grandes carteras de inmuebles, hasta el punto de alcanzar los 1.500 millones de euros contemplados en su plan de negocio para 2013. El equipo del 'banco malo', que trabaja a un ritmo frenético para cumplir los hitos marcados por Bruselas, ha sido criticado recientemente por el propio FMI, que ha señalado que sus previsiones deben ser más conservadoras que las actuales y ello puede hacer necesario que cambie su estrategia de negocio, incluyendo su política de precios, una vez termine de analizar los activos recibidos